Casa que sobrevivió a incendio y revolvedoras al rescate


Con las llamas avanzando por el barrio y destruyendo todo a su paso, Takao Kanazawa estaba seguro que su casa pronto se volvería unas ruinas humeantes.

Fue el pasado 22 de diciembre cuando un incendio que se inició en una tienda de Ramen se convirtió en un furioso infierno y destruyó gran parte del centro de la ciudad de Itoigawa, prefectura de Niigata, calcinando 120 hogares, propiedades comerciales y dejando a otras 24 construcciones dañadas. El incendio, avivado por fuertes vientos costeros, tardó 30 horas para poder ser controlado.

“Yo no perdí el tiempo, pensé que todo había terminado cuando vi toda la zona envuelta en un mar de llamas”, recordó Kanazawa.

El empleado de oficina de 35 años de edad, dijo que estaba en el trabajo cuando se enteró del desastre. Corrió a su casa pidiendo por un milagro y para ayudar a sus vecinos que luchaban contra las llamas, que se hizo más intenso con las fuertes ráfagas de viento.

No pasó mucho tiempo antes de que las llamas se acercaran a su casa, Kanazawa decidió que no era tiempo para intentar salvarla y huyó de la escena. Por lo tanto, su sorpresa fue mayúscula cuando regresó a la zona una vez que las llamas se habían apagado para encontrar su casa todavía en pie.

Si bien gran parte de la zona había sido reducida a montones de escombros y cenizas, el único daño a su casa eran unas marcas de quemaduras menores, cristales rotos y una unidad de aire acondicionado exterior fundida.

Pero no fue simplemente una cuestión de suerte. Kanazawa, castigado por un terremoto que devastó la prefectura en el verano de 2007, había construido una casa resistente. Le encargó a un arquitecto local erigir una casa de estilo occidental de dos pisos con 250 metros cuadrados de superficie. Fue terminada la siguiente primavera.

Las paredes exteriores de la casa estaban hechas de ladrillo con soportes de acero inoxidable, que son resistentes al fuego. Del mismo modo, el techo está compuesto por azulejos con aleación de acero inoxidable y de estilo occidental. Las ventanas utilizan vidrio de doble panel reforzado con hilos de acero.

Mientras que la casa cuesta alrededor de un 50 por ciento más que las estructuras regulares de la misma escala, las características que había incorporado Kanazawa hicieron toda la diferencia en el último desastre.

Todo valió la pena cuando dijo: “Resultó que la casa, además de temblores, también podía resistir el fuego”. Él y su familia ya han regresado a su hogar.

Otra historia fuera de lo común ocurrió el día del incendio, cuando los bomberos estaban perdiendo la batalla para controlar el infierno desatado por la ciudad, Yoshiro Kijima y su flota de 10 revolvedoras concreteras se pusieron en acción.

“No sabemos lo que hubiera ocurrido si no hubiera sido por los camiones mezcladores”, dijo agradecido Hiroshi Ono, jefe de la sección de prevención de desastres de la sede de extinción de incendios de Itoigawa.

Kijima, de 67 años, estaba en su casa en la zona comercial de Honmachi-dori de la ciudad alrededor del mediodía el 22 de diciembre, cuando la policía le dijo que debía abandonar la zona.

El incendio que se había iniciado cerca de él alrededor de las 10:30 horas se estaba extendiendo rápidamente. Kijima salió y vio a los bomberos que luchaban por contener las llamas que se acercaban a su casa. Oyó gritar a uno de ellos, “No tenemos agua suficiente”.

Siendo el presidente de Kyoei Sangyo KK, una empresa que transporta y elabora concreto para construcciones, Kijima llamó a Katsuro Tahara, gerente de la planta y le dijo: “Trae todo lo que tenemos”.

Tahara indiccó a los empleados llenar 10 revolvedoras de la empresa con agua. Otras empresas de la misma industria también se unieron al esfuerzo.

Los camiones Kyoei Sangyo, transportando cada uno entre 3,000 y 5,000 litros de agua, llevaron el preciado líquido a los tanques de agua en las zonas donde los bomberos trataban de apagar las llamas.

Los 10 operadores trabajaron toda la noche sin dormir. Cada camión hizo 18 viajes completos en promedio. Una empleada de la compañía ayudó preparando bolas de arroz y los repartió a los conductores.

Kijima también trabajó hasta la mañana siguiente dirigiendo a los vehículos en la primera línea.

Cuando el fuego se extinguió finalmente la tarde del 23 de diciembre, Kijima encontró que su casa, donde había vivido desde la infancia, se había consumido.

“Todo, incluyendo los registros de defunción que se habían mantenido desde el período Edo (1603-1867), se perdió”, dijo entre lágrimas Kijima. “Es difícil cuando pienso (las pérdidas)”.

Pero él mantiene la esperanza. “El fuego podría haberse extendido incluso más si no fuera por el agua”, dijo. “Tenemos que tener una actitud que motive a los más jóvenes a hacer todo lo posible para reconstruir la zona”.

De acuerdo con la Agencia de Gestión de Incendios y Desastres, 126 camiones de bomberos entraron en acción en Itoigawa el 22 de diciembre. No hubo muertos o lesionados graves en el incendio.

Fuente: Asahi/YEA

  • Esto si que es tener mucha suerte no cremarse la casa en medio de un mar de fuego.