Se popularizan en Japón “Cafeterías de Aves”


Los “Cafés de aves”, donde los clientes pueden interactuar con periquitos de colores, búhos de aspecto sabio o loros parlanchines, están ganando popularidad en todo el país, especialmente entre las mujeres.

Los visitantes a este tipo de establecimientos toman café o té mientras observan a los pájaros, ya sea detrás de un cristal o dejan que las aves se posen en su hombro.

El “Kotori Cafe”, en el elegante distrito de Minami-Aoyama del centro de Tokyo, cuenta con unas 25 aves, incluyendo periquitos. Kotori significa pequeño pájaro en japonés.

Entre unos 150 y 200 clientes visitan el Kotori Cafe en días festivos y algunos incluso hacen fila antes de que se abra la cafetería.

Aunque hay cargos adicionales por interactuar con las aves, la mayoría de los clientes pagan el costo.

El año pasado, Kotori Cafe abrió otros locales en el distrito de Shinsaibashi, en Osaka, y en el barrio de Sugamo en el centro de Tokyo, con lo que el número de sucursales suman un total de cuatro.

“Nos han invitado a abrir sucursales y recibimos consultas sobre la apertura de franquicias de todo el país”, dijo Shiho Kawabe, presidenta de Kotori.

Otra cafetería que se llama “Torinoiru Café”, que en japonés significa cafetería en la que hay aves, en el distrito de Kiba en Tokyo, hay un loro que saluda a los clientes diciendo ” Konnichiwa ” (hola).

En este café, los clientes pueden interactuar con los periquitos en su mesa o tomar fotografías en una habitación donde hay búhos.

Mika Toriyama, gerente de la cafetería, dijo: “Tenemos un número cada vez mayor de clientes recurrentes, especialmente del sexo femenino, incluyendo a personas que se detienen en su camino del trabajo a su casa para jugar con sus aves favoritas”.

Debido a que las aves en estos cafés no tienen ningún contacto con sus congéneres silvestres, es bajo el riesgo de que puedan contraer gripe aviar.

Para asegurarse de que sus clientes se sientan cómodos, este tipo de cafeterías tienen un especial cuidado con las condiciones sanitarias. “Comenzamos la limpieza tres horas antes de la hora de apertura y le damos a nuestra tienda una buena ventilación para mantenerla libre de malos olores”, dijo Toriyama.

Fuente: JIJI/YEA