Tickets para conciertos y no ser discriminados por tatuajes: las 5 cosas que los turistas extranjeros desearían que Japón cambie


En su próxima visita como turista, ¿qué desearía que cambie en Japón? Fué la pregunta que hizo la empresa de análisis global SynoJapan a 601 extranjeros que han visitado el país recientemente, con el fin de mejorar la estancia de los turistas ante la alta demanda en vísperas de los juegos olímpicos a realizarse en 2020.

De acuerdo al estudio, el cual busca “posicionar a Japón como una superpotencia mundial en turismo”, la afluencia de visitantes mochileros provenientes de todo el mundo se ha incrementado notablemente principalmente en las ciudades de Tokyo y Kyoto, sin embargo dado que el turismo extranjero busca adentrarse en la cultura japonesa, éste turismo cada vez se interna más en las zonas recónditas del país, por lo que se encuentra con barreras que le impiden acceder a ciertas experiencias culturales. Ante ello, la firma SynoJapan seleccionó los “5 aspectos que los extranjeros desearían que Japón cambie” para ser “más amigable”.

#5.  Eliminar la discriminación por Tatuajes

En Japón, el tatuaje es sinónimo de Yakuza. En la Era Edo (1603) se solía emplear el tatuaje como método para “marcar a los delincuentes” en prisión, por lo que hoy en día en aguas termales y baños sento está estrictamente prohibido el ingreso si se tiene algún tatuaje por muy pequeño que éste sea, dado que acuden familias completas y niños en un ambiente considerado seguro y amable. En la sociedad japonesa, las personas tatuadas son vistas despectivamente y con rechazo o miedo, dado que se les asocia con conductas criminales.  Esto es un impedimento para los extranjeros tatuados que acuden a Japón, pese a que existe una pequeña corriente de impulsores que buscan eliminar desde dentro del país esta restricción. El gobierno japonés analiza si creará excepciones temporales a extranjeros o seguirá protegiendo sus propias tradiciones.

#4. Poder usar fácilmente tarjetas de crédito extranjeras

Una gran cantidad de tiendas y locales comerciales en Japón no aceptan tarjetas de crédito Visa o MasterCard, por lo cual resulta difícil para los extranjeros encontrar algún lugar donde puedan usarlas.  Dado que la mayoría de comercios emplean otros sistemas de pago, sólo en las grandes ciudades se puede disponer de terminales que aceptan tarjetas internacionales, por lo que los extranjeros consideran importante que se amplíe la cobertura.  Ante ello, requieren adquirir constantemente yenes en efectivo en tiendas de cambio, lo que resulta un inconveniente para muchos mochileros.

#3.  Comprar tickets para conciertos

Nos encontramos que muchos conciertos y eventos sólo están disponibles para el club de fans oficial o mediante procedimientos de compra restringidos, por lo que resulta sumamente complicado adquirir boletos para determinados espectáculos. El precio de reventa usualmente es muy alto, siendo el único método que tienen los extranjeros que acuden al país con el objetivo de mirar a sus artistas japoneses favoritos.

#2. No se puede fumar casi en ningún sitio

En Japón, la ley de promoción de la Salud prohíbe estrictamente fumar en lugares cerrados e incluso en sitios públicos al aire libre. Los turistas extranjeros adictos no pueden satisfacer libremente su adicción, por lo que la pueden pasar muy mal en el país.

#1. Mejorar el idioma inglés

La mitad de los turistas extranjeros señaló que “desearía que los japoneses dominaran mejor el inglés”.  La conversión de señalamientos viales, anuncios, tiendas, locales y medios de transporte deberían tener inscripciones en inglés, asimismo el personal dedicado al turismo deberia tener un mejor conocimiento del idioma.  Es sabido que el nivel de inglés de la población japonesa es sumamente bajo, incluso entre la población escolar.

Ueno

Ueno

Aunque éstos son los “deseos” más comunes de los extranjeros, es difícil que Japón cumpla algunos de éstos “caprichos”. La prohibición de tatuajes tiene un fuerte consenso entre los operadores hoteleros y de aguas termales dado que el consumo de residentes habituales japoneses es alto y permanente y la tradición cultural es arraigada.  Los keiretsu financieros locales y operadores de tarjetas tienen un fuerte control de la economía local, por lo que complica la expansión de las tarjetas de crédito internacionales.  El número de asientos en conciertos es limitado, por lo que se le seguirá dando prioridad a los fans locales que sostienen permanentemente el mercado musical japonés, el segundo más importante del mundo. Las leyes de salud japonesas son rigurosas, por lo que el tabaco se seguirá prohibiendo dado el costo severo en salud pública.

Japón ha estado reemplazando y agregando traducciones al inglés de los señalamientos viales, así como unificando símbolos y letreros en vísperas de los próximos juegos olímpicos, ésto dada la importancia de la movilidad propia del evento. Organizaciones como AKB48 y otros organizadores tienen mecanismos para que extranjeros puedan adquirir boletos, por lo que ya hay cierto avance.

Quizás los extranjeros deberían empezar por entender las reglas y tradiciones japonesas, aprender aunque sea un poco el idioma japonés y renunciar a sus vicios y tatuajes, eso sería una mejor muestra de civilidad y respeto cuando se visita una casa ajena, en lugar de pedirle al anfitrión que cambie.

Fuente: JS/YEA

 

  • Más bien sería el extranjero que tiene que adaptarse en el país donde visita y no exigir cuando no lo hace con su propio pais.

    Y no todo el mundo sabe ingles.

    Puede que mi comentario sea duro pero he visto ultimamente videos de extranjero en Japon en Yutube que me da verguenza ajena lo que comentan. Entre los que me venden el oro y del moro para conseguir papeles como los que se quejan porque las costumbres no son las mismas del pais de donde proceden.

  • Manuel Rivera Martín

    Hay extranjeros que aceptarían algunas costumbres japonesas sin problema. Pero, si Japón quiere adaptarse al mundo moderno, no puede proteger tan firmemente a los operadores de tarjetas locales, porque, hay muchos extranjeros que usan la tarjeta para todo y no van a sacarse una japonesa para 15 días de estancia. Y, respecto a los tatuajes, ¿es que alguien antes de hacerse uno piensa en si algún día tendrá que viajar a Japón?. Creo que los japoneses tienen que salirse de una vez de la mentalidad de más de siglo y medio de aislamiento de la época del shogunato Tokugawa y darse cuenta de que si quiere que los “gaijin” les visitemos también tienen que adaptar su sistema a aceptar que lo que llevamos es un bagaje de costumbres diferentes o que, en caso de ser iguales, tienen otra motivación, (los que se hacen tatuajes en España no son yakuzas, aunque los que se los hagan en Japón sí lo sean). ¿Que pensaría la familia de un amigo mío que lleva el nombre de su esposa tatuado en el pecho, los de sus dos hijas en el brazo derecho y el de su hijo en el izquierdo, si se los borra para ir a darse una vuelta por Aomori o Niigata? ¿que su esposo y padre ya no les quiere? Habrá que respetar muchas cosas en Japón, pero si quieren atraer turistas ellos tienen que ceder en algo, concretamente en aquellas cosas que hagan sentirse más cómodos a los visitantes y no discriminados por no vivir desde que nacen según las ideas de Japón en vez de las de su país. Me recuerdan en su actitud a lo que sucedía en España en los años 60 del siglo pasado cuando en las playas la guardia civil detenía a las españolas en bikini pero dejaba en paz a las extranjeras que lo llevaban o en las películas sucedía lo mismo: extranjera sí, española no (un director de cine dijo que las españolas no tenían ombligo). Al final la necesidad de llenar los apartamentos turísticos obligó a abrir la mano y hoy tenemos hasta playas nudistas. Si los japoneses pasaron de la katana y la naginata al avión de combate y el submarino porque las guerras no se hacían como antes bien pueden adaptarse otra vez.

    • He visto demasiadas ciudades europeas que se han adaptado para los turristas y no vale la pena que pierde su identidad.

      • Manuel Rivera Martín

        No creo que ese pueda ser el problema de Japón. Por su lejanía con respecto a Europa y sus precios nunca va a tener el turismo de mochila, alpargata y borrachera que tenemos que aguantar en España y otros países mediterráneos. Su economía no va a depender nunca del turismo como en tantos países del sureste asiático que si no fuera por el turismo de sexo y drogas tendrían problemas económicos. La economía moderna de Japón, industrial y de servicios, es, sencillamente, demasiado fuerte para acabar en una dependencia excesiva del turismo. Éste les puede servir como una ayudita, pero sobre todo para abrir la puerta, poco a poco, a algunas ideas nuevas, de las que tomen lo que les venga bien,como han hecho siempre y dejar de ver el mundo fuera de su país con las miopes gafas anglosajonas (sobre todo americanas) con las que hasta ahora lo han contemplado desde la II Guerra Mundial.

    • ぬみひ・ケーキさん

      La gente se tatúa bajo su propio riesgo, no sólo en Japón está mal visto. No puedes negar que muchas personas fuera de Japón se llegan a sentir incómodas cuando un hombre lleno de tatuajes por todos lados se les acerca (cosa que está mal pues lo están juzgando sin conocerle).

      Hasami Age tiene razón, cuando vas a un país tienes que adaptarte a las costumbres. Mira a Suecia, sus niveles de criminalidad están disparados y una gran parte de los delitos en el país son por extranjeros, además de los altos niveles de violación.

      • Manuel Rivera Martín

        No me digas que te crees las estupideces de Donald Trump que lamentó el atentado sucedido en Suecia QUE NUNCA EXISTIÓ echándole la culpa a la inmigración y dejando a todos pasmados, en primer lugar a los suecos que no sabían de qué hablaba. No existen en ningún país nórdico problemas especiales de delincuencia por la inmigración, al menos según las autoridades de dichos paises. El mayor delito en uno de esos paises, el atentado de Noruega de 2011 que dejó 77 muertos y 96 heridos. lo realizó un noruego de extrema derecha, fundamentalista cristiano, islamófobo, pro-israelí, y admirador del “tea party”, el movimiento político estadounidense que es uno de los principales apoyos de la política antiinmigración de Trump. Como ves no tenia mucho que ver con la inmigración extranjera, salvo su rabia hacia ella. En cuanto a los altísimos índices de violación en Suecia, se debe al método de conteo del sistema policial y judicial sueco; te explico: en casi todos los países, si una mujer denuncia que su novio, marido, amante o lo que sea la ha estado obligando por la fuerza a mantener relaciones sexuales todos los días durante 3 meses eso queda registrado como una violación, en Suecia son 90 violaciones, una por cada día. Moraleja: no te creas las noticias de la FOX como hace Trump.