Solteras japonesas adquieren mayor interés por los hombres “Otaku”


Un “café retro” en Nihonbashi, Tokyo, es el lugar donde nueve hombres y nueve mujeres conversan a la luz de las bromas, de hecho, se trata de un “konkatsu” una fiesta para la gente que está en busca de una pareja para casarse.

La conversación es muy animada, con algunos de los silencios incómodos que generalmente ocurren en estas reuniones, pero lo más singular son los temas de los que se habla, ¿Qué es “BL”? o “fujoshi”?

BL significa el amor entre hombres y las “fujoshi” son mujeres que les gusta el manga y el anime con temas BL. 

Esta es la búsqueda del matrimonio entre “Otakus”, aquellas personas que en su mayoría evitarán en lo posible lastimar su integridad física, les gustan las tres dimensiones y su interés lo absorben los videojuegos, el manga, el ánime y la electrónica.

La palabra Otaku se entiende en todo el mundo y ahora las mujeres japonesas buscan compañía masculina de ese tipo, pero esto es algo nuevo, ya que en el pasado habían sido despreciados por las féminas, pero repentinamente ahora se encuentran muy solicitados.

De acuerdo a una consulta realizada por Shukan Asahi, en Japón se ha registrado un cambio en las aspiraciones de las mujeres, ya que anteriormente los prospectos masculinos debían cumplir con tres requisitos fundamentales: Una elevada formación académica, altos ingresos económicos y la estatura física del pretendiente debería ser considerablemente mayor al de la mujer.

Todo eso ha cambiado debido al estallido de la burbuja económica en la década de 1990 que provocó el colapso de la economía nipona, y por ende, los tres requisitos para elegir marido. Debido a lo anterior, ahora las mujeres consideran que un hombre con un modesto salario es menos propenso a malgastarlo.

Una apariencia normal significa que otras mujeres no lo estarán acosando y prefieren un estilo de vida sin muchos lujos, pero que satisfaga todos los placeres personales y del hogar.

Los hombres Otaku pueden ser poco imponente y amenazantes, pero algo que de verdad les preocupa a las mujeres, es su inmersión en mundos virtuales y de los dibujos animados, los cuales puede quitarle tiempo y energía al marido para llevar a cabo una adecuada paternidad. 

Fuente: JT/YEA