Medios japoneses informan de un probable fraude en elecciones presidenciales en México


Medios japoneses como el Mainichi Shinbum, medios estadunidenses como el Washington Post y hasta la BBC de Londres, han estado informando de las evidentes irregularidades registradas antes, durante y después de las elecciones para elegir al nuevo presidente de México y que el actual gobierno, así como la mayoría de los medios de comunicación han decidido ocultar, dando como triunfador al candidato Enrique Peña Nieto, abanderado del PRI, partido político reconocido por ser extremadamente corrupto y represor, dando lugar nuevamente a la percepción generalizada en la población mexicana de un nuevo intento de fraude electoral, que hace seis años se llevó a cabo contra el candidato de las izquierdas progresistas, Andrés Mauel López Obrador (AMLO), quién lucha por instaurar una verdadera república democrática en el país.

Una de las más grandes evidencias de fraude se refiere a la llamada “compra de votos”.

Miles de personas acudieron a una cadena de tiendas de autoservicio llamadas SORIANA desde el lunes y el martes de esta semana para canjear tarjetas prepagadas de regalo que dijeron les fueron dadas previamente por el partido que ganó la presidencia de México (PRI), inflamando las acusaciones de que las elecciones del domingo pasado se vieron empañadas por la compra de votos generalizada.

Algunas personas haciendo compras en la tienda dijeron que se les dijo que las tarjetas serían válidas sólo durante los dos días posteriores a las eleccion del domingo y que habían esperado para sacar provecho hasta el martes debido a que la tiendas estaban llenas el lunes.

Según la ley electoral mexicana, dar regalos a votantes no es un crimen a menos que el regalo este condicionado a una votación determinada o a la intención de influir en una votación. Sin embargo, el costo de los regalos deben ser informados y no puede exceder los límites de gastos de campaña.

María Salazar, una estudiante de 20 años de edad, se presentó con su padre de 70 años de edad, Antonio Salazar, para cobrar tres tarjetas.

“Nos dieron las tarjetas a nombre del PRI y del diputado Héctor Pedroza (candidato del PRI al Congreso), y me dijeron que contaban con nuestro voto”, dijo María Salazar afuera de una tienda, mientras llevaba bolsas de plástico llenas de papel higiénico, aceite, arroz, galletas saladas y sopas instantáneas.

“Ellos nos dijeron que valían 500 pesos (37.50 USD), pero cuando llegamos a verificar el saldo, no eran más que 100 podridos pesos ($ 7.50 USD)”, dijo Salazar.

Tanto ella como su padre dijeron que debían entregar una fotocopia de su credencial de elector con el fin de obtener las tarjetas de “regalo”.

Dentro de la tiendas tiendas se registraron largas colas en las máquinas de lectura para saber los saldos de sus tarjetas. Algunos se enojaron y gritaron insultos contra Peña Nieto al no tener ningún saldo.

Reportaje de la BBC sobre el caso de las tarjetas

El viernes antes de la votación, el PRD, partido de izquierda que apoya a AMLO, emitió un comunicado acompañado de fotos con docenas de las tarjetas de regalo de Soriana, diciendo que habían sido distribuidas por un sindicato afiliado al PRI, y presentó una denuncia ante las autoridades electorales.

El candidato Andrés Manuel López Obrador obtuvo el segundo lugar de acuerdo al conteo previo de votos oficial (PREP), cuya fiabilidad está en entredicho debido a que medios ciudadanos informaron que durante la madrugada del 2 de Julio, el sistema de conteo del IFE (Instituto Federal Electoral) le habría quitado inexplicablemente 2 millones de votos a AMLO.

Las denuncias de compra de votos no se limita a la Ciudad de México, ya que el mismo fenómeno, además de otros posibles delitos electorales, se registraron de forma sistemática en la mayoría de los estados que confroman la república mexicana.

López Obrador dijo el martes 3 de Junio que su equipo había detectado irregularidades en 113,855 casillas de votación, por lo que pidió un recuento total.

“Esto es un escándalo … Ellos compraron millones de votos”, dijo López Obrador en una conferencia de prensa, refiriéndose al PRI. “Claramente, se superó con creces los límites de gastos de campaña … esto es una vergüenza nacional“.

López Obrador se ha negado a aceptar los escrutinios preliminares, diciendo que la campaña electoral se vio empañada por un gasto excesivo y favorable tratamiento de Peña Nieto por los medios de comunicación en México, particularmente de Televisa.

Muchos mexicanos también cuestionaron por qué las encuestas preelectorales mostraban a Peña Nieto con una ventaja de dos dígitos, aproximadamente el doble del margen de lo que supuestamente ganó. Con el 99 por ciento de los votos contabilizados en el recuento preliminar, López Obrador perdía por seis puntos porcentuales.

El margen más estrecho de lo esperado, ha alimentado las sospechas entre los seguidores de López Obrador acerca de la imparcialidad de la votación, presumiendo un nuevo intento de consolidar otro fraude electoral, como el impuesto hace seis años con el actual presidente Felipe Calderón.

López Obrador sostuvo desde el inicio de la campaña que las firmas encuestadoras estaban manipulando las encuestas para promover la idea de que el candidato del PRI estaba muy lejos al frente. Obrador dijo que no aceptaría los resultados electorales preliminares reportados por el Instituto Federal Electoral y que esperará hasta el miércoles, cuando los resultados oficiales se anuncien, antes de decidir lo que hará más adelante.

“No vamos a aceptar un resultado fraudulento”, dijo López Obrador. Ante las evidencias de fraude, miles de jóvenes estudiantes conocidos como “#132”, han realizado manifestaciones en la recta final y después de las elecciones, para mostrar su repudio contra Peña Nieto, quién representa al partido cuyo sello de gobierno es la represión, violencia y la corrupción desmedida que no se ha podido erradicar de México.

De acuerdo al sistema electoral japonés, la compra de votos, tal como se pudo observar claramente en las elecciones de México, sería razón más que suficiente para anular la elección.

Update: El colectivo de hacktivistas “Anonymous” dio a conocer un video en el que dice tener pruebas del fraude y del soborno realizado por el PRI al presidente del IFE para favorecer a Peña Nieto. También informaron que iniciarán con la operación #AFPN que servirá para “desenmascarar” a los artífices del evidente fraude electoral ocurrido en México el domingo 1 de Julio.

Fuente: Mainichi Shinbum/The Washington Post/YEA