Matrimonio y sexo, poco prioritario para jóvenes nipones


trabajandomatrimoniojaponUna encuesta publicada en enero del año pasado por la firma de asesoramiento matrimonial,O-net, encontró que 74.3 por ciento de las personas en sus 20 años de edad de la nación no tenían una relación, en comparación con el 50 por ciento registrado en 1996, cuando la compañía lanzó la encuesta anual.

Una encuesta independiente realizada en 2015 por la Oficina del Gabinete, de 7,000 personas en sus 20 y 30 años, encontró que alrededor del 40 por ciento de [email protected] solteros «no buscan una relación», ya que consideraban que «el romance es una molestia» o que «lo harían, pero priorizando disfrutar de sus aficiones».

El sexo no parece estar en aumento, sobre todo entre los hombres nipones.

maedanoviaUn estudio bienal elaborado por la asociación japonesa de planificación familiar (JFPA), muestra que el porcentaje de hombres en sus 20 años que «no tienen interés» o «desprecian» el sexo se situó en el 8.3 por ciento en el año 2008, antes de subir de una manera constante hasta alcanzar el 21.6 por ciento en 2014.

Por si fuera poco, una encuesta del ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social, reveló que el porcentaje de solteros en sus 20 años que no desean tener hijos subió al 15.8 por ciento en 2012, en comparación al 8.6 por ciento en 2002 para los hombres, y de 11.6 por ciento en relación al 7.2 por ciento para las mujeres.

A diferencia de hace unas décadas, los jóvenes de hoy han crecido «desilusionados» con la idea del romance, dicen los expertos, debido en gran parte a que ven cómo el matrimonio no ha sido tan exitoso con sus padres.

«No es que sus padres están abiertamente en desacuerdo con los demás y su matrimonio se esté desintegrando. Pero ellos tampoco los ven ser super felices juntos», dice la escritora de marketing, Megumi Ushikubo, autora de» Renai Shinai Wakamonotachi «(» Los jóvenes que no están en relaciones «).

La encuesta de la JFPA en 2014 encontró que el 44.6 por ciento de las parejas casadas en Japón no tuvieron sexo durante un período prolongado.

Los mediocres matrimonios de sus padres, junto con la eliminación gradual de lo que fueron llamados «doramas de moda» de la televisión, que inspiraron a muchos jóvenes en el romance durante el auge económico registrado a finales de 1980 y principios de 1990, han dado lugar a que los jóvenes de hoy no tengan un «modelo a seguir» en las relaciones, de acuerdo con Ushikubo.

Con este poco interés en las relaciones, de pronto, encuentran su punto de interés en comunidades digitales, en las que se enamoran de personajes de anime o manga y se convierten en adictos a una gran variedad de juegos de simulación de citas, dice Masahiro Yamada, profesor de sociología en la Universidad de Chuo .

parjaniponaAdemás, Yamada dice, la educación sexual de «abejitas» utilizada excesivamente en Japón, ha hecho hincapié en los aspectos «negativos» del sexo, como los riesgos relacionados con la violación y el aborto en la adolescencia. Eso ha ayudado a que los estudiantes desarrollen una aversión casi instintiva a las relaciones físicas en la vida real, dice.

«Nakamura», un joven de 18 años de edad y estudiante universitario, se estremece cada vez que se imagina a sí mismo saliendo con una chica de carne y hueso.

«En el ánime, todo es perfecto. Las chicas son todas lindas y los chicos son guapos y fuertes. Me gustaría que mi vida real fuera así», dice Nakamura, añadiendo que su mirada se ha acostumbrado tanto a la hermosura de los personajes de ánime, que a veces se siente decepcionado por la apariencia de las estudiantes de su universidad.

ayu2En esos raros momentos en que su libido saca lo mejor de él, Nakamura acude a su teléfono inteligente en busca de un vídeo porno en línea para una masturbación rápida. «No estoy interesado en el sexo de la vida real. Sólo viendo esos videos es suficiente», dice.

Otra razón para evitar el romance y el sexo de los jóvenes tiene que ver con la prolongada recesión económica de Japón y las inseguras perspectivas financieras, dice el Dr. Kunio Kitamura, presidente de la JFPA. La falta de seguridad financiera hace que los jóvenes, especialmente los hombres, se resistan a acercarse al sexo opuesto, dice.

Yosuke Hiwatashi, de 23 años de edad y residente de Kagoshima, es un ejemplo de ello.

Hiwatashi es soltero y vive con sus padres, hace dinero trabajando como adminstrador en una empresa que  instala fibra óptica a los hogares.

Su sueldo mensual promedio es de  ¥ 150.000, que se reduce entre ¥ 20,000 y ¥ 50,000 después de comprar artículos de primera necesidad y pagando la deuda con sus padres por sus días universitarios. Si él quiere ir a tomar una copa con sus amigos, Hiwatashi debe pedir permiso a sus padres.

jurinanoviaPero la naturaleza incierta de su trabajo, tales como los días erráticos sin actividad y las horas de trabajo inusuales, hacen que sea difícil para él pasar el rato con sus amigos en primer lugar. Por ese motivo, dice que acaba pasando la mayor parte de sus días libres navegando por Internet y viendo anime en la televisión.

«Con la cantidad de dinero que gano, no puedo ahorrar y apenas puedo sobrevivir», dice Hiwatashi. «No puedo darme el lujo de comprarme ropa bonita, tampoco. ¿Por qué las mujeres se sentirían atraídas hacia un hombre como yo?».

Mientras tanto, las mujeres tienen sus propias razones para no estar casadas, dice la escritora Ushikubo.

Aunque todavía lejos de ser satisfactoria, la cultura corporativa de Japón ha logrado avances significativos en los últimos años al considerar la mano de obra femenina, dice ella.

En las empresas japonesas tradicionales, «solía ser que una empleada fuera presionada por su jefe para casarse y dejar el trabajo a la edad de 30 años. Sin embargo, dicho tratamiento actualmente podría ser reconocido como acoso en la sociedad actual, y por lo menos ahora las mujeres no se ven obligadas a dejar sus puestos de trabajo», dice Ushikubo.

Pero esta libertad para seguir una carrera se ha traducido en que las mujeres retrasen sus planes matrimoniales. Algunas, añade, lo posponen hasta que cumplan con lo que ellas creen es el soltero más perfecto posible, tal oportunidad rara vez se presenta.

Rika, una estudiante universitaria de 21 años de edad, dice que no está interesada en las relaciones. Salir con amigos y la búsqueda de un empleo son prioridades mucho más importantes para ella en este momento.

noviaoshimaAhora que el Tribunal Supremo japonés ha confirmado recientemente la constitucionalidad de una disposición del Código Civil, forzando a las parejas casadas a adoptar un único apellido, Rika dice que si encontrara una pareja adecuada, podría optar por no registrar su matrimonio para no complicar su desarrollo profesional . Ella tampoco quiere tener un hijo.

No todos los jóvenes, sin embargo, son tan pesimistas o indiferentes al romance y al matrimonio como Nakamura, Hiwatashi y Rika. Algunos jóvenes son simplemente demasiado tímidos para acercarse al sexo opuesto, a pesar de su fuerte deseo interno de iniciar una relación.

Akira, quien toca la guitarra en una banda en su universidad, dice que espera casarse en el momento en que cumpla 40 años, pero el matrimonio no es prioridad en su lista de deseos. A la espera de que lleguen sus amigos una noche de noviembre frente de la estación de Shibuya, él dice que quiere seguir sus actividades musicales tanto como sea posible, mientras todavía sea joven y «sólo atrapar lo que llame mi atención».

Eso no quiere decir, sin embargo, que no está interesado en el romance. Akira dice que quiere tener una novia – es sólo que no está desesperado por conseguir una. «No creo que saldría de mi camino para acercarme a las chicas. Sólo quiero esperar hasta que la chica correcta aparezca».

Fuente: JS/YEA

 

«Aozora no Wedding Dress» de Onyanko Club (1986).