Impondrán normas estrictas a negocios de “citas” en Tokyo


Un nuevo proyecto de ley que impondrá restricciones estrictas a las empresas que se dedican al negocio de citas con colegialas adolescentes se presentó al comité directivo de la asamblea metropolitana de Tokyo el miércoles 15 de febrero, con el objetivo de evitar que las chicas que trabajan en dichos negocios se vean involucradas en actividades criminales.

El proyecto de ley, que prohíbe a las jóvenes menores de 17 años la prestación de servicios íntimos a los clientes y permitir inspecciones por parte de la policía, fue presentado por el departamento de policía metropolitana y se deliberará en las sesiones regulares de la asamblea que comienzan la próxima semana.

Si se promulga la nueva ley, incluyendo las sanciones por violaciones a la misma, entrará en vigor a partir del 1 de julio.

Esta se convertirá en la primera disposición legal en el país dirigida específicamente a los llamados “negocios JK” (JK significa “Kosei Joshi”, es decir estudiantes de secundaria/preparatoria).

A principios del año 2014 las autoridades habían prohibido la práctica del “Hiki Hyaku” en el distrito de Akihabara, donde señoritas se disfrazan, por ejemplo de maids, para atraer a los potenciales clientes.

La prefectura de Aichi, en el centro de Japón, estableció restricciones a dichos servicios mediante la revisión de su ley de protección a menores de edad, que entró en vigor en julio del 2015.

Las empresas JK han desarrollado una variedad de servicios que no necesariamente conducen al contacto sexual, pero los servicios sexuales se proporcionan de manera efectiva como opciones “no oficiales” en muchos casos.

El nuevo proyecto de ley clasificará los negocios JK en cinco tipos de establecimientos, tales como: “JK Rifure” (JK reflexología) que  ofrecen compartir la cama o en un servicio de masaje y “JK Sampo” (JK cita caminando) la prestación de servicios tales como caminar juntos o de guía turístico.

Dichos negocios estarán obligados a informar a la comisión de seguridad pública metropolitana de Tokyo, la entidad reguladora, acerca de sus operaciones comerciales.

El nuevo proyecto de ley también requiere que los operadores de empresas JK cuenten con las listas de nombres de sus empleados que indiquen sus edades y que se prohíba el reclutamiento de chicas menores de 17 años, así como la prohibición de las actividades de su negocio y publicidad alrededor de escuelas y hospitales.

La comisión de seguridad pública estará facultado para dar orientación o girar órdenes de suspensión administrativa de los negocios donde se encuentren violaciones a la nueva normatividad.

Los dueños de negocios y empleados que no cumplan podrían enfrentar penas de prisión de hasta un año o una multa de hasta 1 millón de yenes.

Un grupo de expertos creado por la policía de Tokyo elaboró un informe donde solicitaba restricciones legislativas sobre las empresas JK el pasado mes de mayo, ya que la policía actualmente no tiene autoridad para llevar a cabo inspecciones en los negocios debido a que estas empresas no están sujetas al reglamento de la ley de entretenimiento para adultos.

Fuente: Kyodo/YEA